Testimonios

Cardenal Pedro Ricardo Barreto Jimeno, S.J.

Arzobispo de Huancayo – Perú

Ayuda MAS ayer y hoy: amistad y servicio

Hace veinte años (1998) trabajaba como sacerdote en la ciudad de Tacna, al sur del Perú. Yo era el superior de la comunidad que la integrábamos cuatro jesuitas. El trabajo era diverso, desde una parroquia, un colegio y un centro para niños de la calle. Contábamos con un buen grupo de laicos con los cuales formábamos un equipo de trabajo tanto en lo pastoral, educativo y social.

Un día recibo una llamada telefónica (en esos años no había celulares) y la comunicación fue una verdadera sorpresa. Primero por quién me llamaba y segundo por la propuesta que me hacía.

Al otro lado de la línea me hablaba un gran amigo y hermano. Un jesuita a carta cabal. Su espíritu misionero lo llevó muy joven al Japón donde estuvo, varias décadas, sirviendo a la Iglesia nipona. A mediados de la década de los ochenta los superiores le pidieron acompañar a la colonia japonesa residente en el Perú. Esto lo hacía con mucho cariño y dedicación. Además, durante varios años, tuvo la oportunidad de servir como Director del Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU) de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Desde la capellanía acompañaba a los jóvenes que se acercaban a él para pedirle un consejo y orientación. Era un jesuita muy querido y apreciado en la comunidad universitaria y practicó lo que hoy nos pide el Papa Francisco una Iglesia en “salida misionera” al pensar en los más pobres y abandonados de la gran ciudad capital que es Lima. Sus últimos años los pasó en su segunda tierra: el Japón donde el Señor lo llamó a su presencia. El nombre de este querido sacerdote y jesuita: Luis Martínez Dueñas.

He querido detenerme en él porque por primera vez escuché de la ONG Ayuda MAS (Movimiento de Acción Social). El mismo nombre habla de su plena identificación con la dimensión social de la evangelización como formación integral de la fe en los jóvenes universitarios. Y esto lo realizaba desde el CAPU. Lo que más me agradó fue el preguntarme: ¿Los jesuitas tienen allí algún proyecto social en el que Ayuda MAS pueda servirles?

Mi respuesta afirmativa fue inmediata. Tenemos un Centro “Cristo Rey” del Niño Trabajador. Mi asombro fue escuchar: “Entonces te envío a dos jóvenes que han venido de Bilbao para que conozcan y les presentes el proyecto”.

Estas dos jóvenes (que siguen siendo miembros de Ayuda MAS) son dos Marías, González Cavia y Gomeza Villa. Fue muy grato conocerlas. Su estancia en Tacna posibilitó elaborar una propuesta novedosa y eficaz de formación técnica para los adolescentes trabajadores.

Con esta experiencia positiva de Ayuda MAS en favor de los más pobres y vulnerables como son los niños de la calle, descubrí familias amigas en Bilbao. Una ciudad que conocí hace casi dos décadas con los signos de la presencia de altos hornos (ya detenidos) y la Ría en proceso de descontaminación. En las diversas visitas sucesivas pude constatar el proceso de recuperación socio ambiental de Bilbao con su prestancia saludable y belleza urbana.

Deseo terminar indicando igualmente un crecimiento de amistad que desde hace veinte años nos hemos acompañado mutuamente. Por un lado, el valioso grupo humano y de apoyo a los pobres que conforma Ayuda MAS con una visión global y su cercanía a los jesuitas acompañando sus obras sociales. Por otro he experimentado que la amistad con mi hermano Luis Martínez Dueñas se prolonga, a través de los que conforman Ayuda MAS, en mi proceso personal al servicio de Cristo y de su Iglesia: mi nombramiento como Obispo del Vicariato de Jaén (nor-oriente del Perú) en el 2001; como Arzobispo de Huancayo en el 2004; y, recientemente como Cardenal de la Iglesia Católica el pasado 28 de junio en Roma. Es un regalo inmerecido que Dios me hace al pertenecer a la gran familia -mi familia- de Ayuda MAS.

Rosario López Herrera MCJ

Misionera de Cristo Jesús en India, China y Vietnam

Dos manos entrelazadas

La memoria anual de la Fundación ayuda MAS es para todos como el silbo amoroso, que nos invita a volver la mirada agradecida hacia la implicación e implementación de los proyectos realizados durante años.

Desde sus inicios Ayuda MAS continua la vivencia de ese magis fundacional, aportando su tiempo y esfuerzo en sostener la ingente labor de desarrollo social, educativo, de defensa de los derechos humanos, inclusión de la mujer etc., etc., acompañando los anhelos y deseos de las comunidades y culturas en los distintos países donde está presente como Perú, Ecuador, India, China, Vietnam y otros.

El eco afirmativo de la Fundación Ayuda MAS a lo largo de estos años hizo posible la gestión eficaz y corporativa de Bethany Society ubicada en el estado de Meghalaya en el noreste de India, en lo que hoy se considera un proyecto fascinante en favor de la educación, de niños invidentes, sordomudos, inclusión, rehabilitación y empleo de adultos con diferentes cualidades (coloquialmente llamados disminuidos)

Ayuda MAS ha estado presente en el proyecto de microcréditos facilitando becas a jóvenes universitarios hijos de familias de Hansem en la leproseria.de Van Mon, Hanoi Vietnam. Durante estos años, ya son 47 los que han obtenido el título universitario y un buen empleo en el 2018. El proyecto facilita ayuda a otros 29 universitarios.

Evitando protocolos de actuación, las Misioneras de CJ nos encontramos insertas en Longgui, uno de los barrios pobres de la gran metrópolis de Guangzhou en el sur de China.

Durante estos años, Ayuda MAS sale a nuestro encuentro de voluntariado facilitando fondos para el proyecto de apoyo escolar para niños de familias desfavorecidas de inmigrantes nacionales.

Camino Centre en Longgui representa un lugar de acogida, convivencia y amistad, dando atención en el barrio tanto a niños como adultos en sus necesidades primarias.

Si pudiéramos expresar los sentimientos de amistad, agradecimiento y colaboración latentes, tal vez escogeríamos un logo original visualizando dos manos entrelazadas. Una, ayuda MAS y la otra nosotras MCJ en la base, considerando que el logo evoca una realidad más allá de la palabra.

Liz Herrera Miranda

Directora del Centro Cristo Rey

Han pasado más de 20 años desde que Ayuda MAS fijó sus ojos en el sur del Perú, para dar inicio a un trabajo conjunto y cambiar la vida de cientos, miles de personas. Desde aquellos años, jamás hubiéramos imaginado todo lo que la cooperación iba causar en la vida de tantos niños, niñas, adolescentes, mujeres y familias que hoy después de más de dos décadas de relación, no sólo han mejorado sus vidas, sino que ven sus futuros con ojos de esperanza y son capaces de añorar para sus hijos e hijas, el mañana que tal vez ellos no pudieron disfrutar.

Aunque el Centro Cristo Rey es una institución que ya cuenta con 33 años de trabajo en Perú, al igual que pasa con otras instituciones sociales en el mundo, ha sido todo un reto acaparar la atención de la cooperación internacional por considerar que nuestro país cada vez más, va acortando la brecha de desigualdad social. Sin embargo, como lo ha demostrado cada una de las visitas de representantes de Ayuda MAS en Tacna y otras partes del Perú, las estadísticas no siempre se condicen con la realidad y es ese valioso gesto de visitarnos con frecuencia en el Centro Cristo Rey, el que ha fortalecido nuestros lazos de cooperación a favor de tantas personas vulnerables.

A nombre de tantos niños, niñas, adolescentes, jóvenes, mujeres y familias agradecemos infinitamente el enorme apoyo ofrecido a nuestra institución y sobre todo la disponibilidad a continuar respaldando cada una de nuestras iniciativas frente a nuestra cada vez más cambiante realidad en el país. Si bien nuestra atención principal desde siempre ha sido la infancia, en estos tiempos agradecemos que el estado peruano vaya tomando cada vez más y mejor conciencia de la atención a este sector vulnerable. Tal como nos orienta la mística jesuita, el Centro Cristo Rey ha ido dirigiendo su mirada y atención a otros sectores más necesitados como es la juventud y tantas mujeres víctimas de violencia física y psicológica. Es a estos grupos a los que, de la mano con Ayuda MAS, nos iremos dedicando con más fuerza, para darles la esperanza de mejorar sus vidas, para posteriormente, sean ellos quienes ayuden a mejorar la vida de otros jóvenes y mujeres.

Hemos compartido con Ayuda MAS la dicha de contar con una nueva sede de atención. Esta vez, en las Pampas de Viñani (periferia de la ciudad), donde hace 5 años descubrimos un nuevo horizonte para llegar a más personas necesitadas. Iniciar nuestro trabajo en la zona, ya con una sede propia, nos remonta a hace 33 años en que poníamos las primeras piedras para la construcción de nuestro local. Entonces, eran las manos de padres y madres de nuestros niños y niñas, los que construían estos ambientes. Hoy, 33 años después, nos sentimos felices que instituciones como Ayuda MAS se sigan sumando a construir no solo cimientos físicos del Centro Cristo Rey, sino muros de esperanza para tantas personas que lo necesitan. ¡Muchísimas gracias por todo lo hecho y por todo lo que desde ya soñamos para ellos y ellas!

Miguel Angel Rui-Wamba Martija, S.J.

Universidad de Deusto, Bilbao – Patronato Ayuda MAS

África, más corazón en las manos

“Queridos compañer@s, me resulta difícil introducir África en unas pocas líneas.Mirando, o mejor dejándome mirar por los ojos de esa niña que lava la ropa de su casa, me veo desarmado ante tanta vida y tanta humanidad encontradas en mis 30 años de estancia africana.

No hay reproche, ni sonroja, pura alegría en sonrisa infantil, pero madura de alma buena y liberada. Sé que no es la idea que la sociedad nos transmite de este continente hermano. ¡Pero que honda verdad,

al repasar recuerdos y vivencias! Nunca he sentido tan cerca lo que un día quisiéramos alcanzar, esa soledad sonora de la que habla el poeta o la mesa compartida “que recrea y enamora” (Juan de la Cruz).

Llegué un día de julio de 1965 a la capital del actual Congo-Kinshasa, y varios años después al pequeño, pero gran Rwanda.

La propuesta de Ayuda MAS para una colaboración con proyectos africanos se centra en apoyos al trabajo en salud y educación, que realizan al sur de Rwanda, en la región de Butare, con éxito y gran generosidad,

desde hace varios años, un grupo de personas competentes y de toda confianza. “Poco a poco el pájaro hace su nido”, gusta recordar el proverbio africano. La invitación no es a sustituir al pájaro, sino a dejarlo volar, a pluma suelta.

Si Dios quiere, visitaremos en tiempo venidero esos trabajos, pero ya desde ahora merece toda nuestra atención el compartir sonrisa y labor con esas manos inocentes y aguerridas, que sólo necesitan empatía y corazón.

Poco a poco, esperamos que esta nueva antena de Ayuda MAS, en otro continente, sea orgullo y satisfacción de los que supieron estar despiertos al paso del Señor”.

Genny Delgado Quijije

Directora de la Fundación Río Manta

Fundación Río Manta es una obra social de la Compañía de Jesús en Ecuador, que trabaja desde hace 42 años en la promoción, exigibilidad y restitución de  los derechos humanos de los más vulnerables y desde hace 15 años de la mano de Fundación Ayuda Más apoyando diversas líneas de servicio.

El trabajo de la Fundación, se ha hecho visible en la sociedad mantense por medio de diversas  acciones sociales en beneficio de los más desprotegidos: salud preventiva integral, atención a mujeres víctimas de violencia, fortalecimiento de la dirigencia barrial a través de la escuela de lideresas y líderes, del colectivo de mujeres de Manta y desde hace un año en la generación de iniciativas productivas a través de la escuela de mujeres emprendedoras; todas estas acciones se iniciaron desde las necesidades de nuestra comunidad y a las cuales hemos podido responder con el apoyo permanente de Fundación Ayuda Más.

 

El trabajo que se realiza es dentro del contexto que se va marcando con los cambios tantos sociales como políticos, y aunque el estado en los últimos años ha asumido positivamente el trabajo en el área social, somos conscientes de que todavía es necesario potenciar este trabajo, sobre todo donde no llega la atención del estado

 

En general se va construyendo y tejiendo una atención integral y de respuesta positiva a las necesidades de mujeres víctimas de violencia basada en género (VBG), las mujeres se orientan, reciben acompañamiento en sus casos y a partir de allí poco a poco se conjugan otras atenciones y oportunidades que se les brinda. La dimensión integral está dada también por la articulación del trabajo en RED que demandan esfuerzos nuestros, como organización, pero también empoderan y generan iniciativa en las personas que buscan respuestas para satisfacer sus necesidades y reconstruir sus proyectos de vida.

 

Fundación Ayuda Más luego del terremoto asistió inmediatamente a la Fundación Río Manta para atender la emergencia en nuestras comunidades y también para poder levantar nuestra estructura física que tuvo que ser demolida.

 

Fundación Ayuda Más genera también la sinergia con el programa de jóvenes cooperantes del gobierno Vasco desde el 2003,  para compartir experiencias y fortalecer nuestros conocimientos.

Nuestro fin no es solamente satisfacer las necesidades latentes, sino dotar de herramientas a las comunidades para que sean sujetos activos y capaces de incidir en su propio desarrollo y del país y así lograr una sociedad justa, igualitaria y en pleno goce de sus derechos humanos.

 

Agradecemos a Fundación Ayuda Más la confianza depositada en el trabajo de Fundación Río Manta, y a la que respondemos con transparencia y espíritu de servicio y por su intermedio a Ayuntamiento de Bilbao y Getxo con quienes mantenemos sólidos compromisos de cooperación en la actualidad.

Seguiremos adelante, si contando siempre con el apoyo de gente solidaria que comparta y acompañe nuestra labor.

Ayudanos

Contacta con nosotros

Sede Social
Alameda de Urquijo, 12-1 Dcha. 48.008 Bilbao

Delegación Madrid
P Eduardo Dato, 23-5º. 28.010 Madrid

Delegación Navarra
Monasterio de Urdax, 15 31.011 Pamplona

Delegación Getxo
Calle San Ignacio 14-4ºA. 48.992 Getxo

Contacto
fundacion@ayuda-mas.org
944 155 059
944 164 433

Nombre

Email

Asunto

Mensaje